domingo, 19 de octubre de 2014

EL HOBBIT 1



EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO

Jose Francisco Sastre García

            Peter Jackson se ha embarcado en una nueva trilogía basada en el mundo de la Tierra Media, concretamente en el libro de Tolkien “El Hobbit”. ¿El resultado? En principio, podemos decir que bastante bien.
            Francamente, no esperaba ni más ni menos que lo que vi: acción trepidante, una historia muy bien narrada… Y alargada notablemente.
            Seamos sinceros: ¿quién esperaba que de un libro de apenas 200 páginas se podrían sacar tres películas? Evidentemente, o te montas algo un tanto distinto, o aburres al personal con una lentitud exasperante.
            Y lo que ha hecho Jackson ha sido precisamente optar por la primera opción: en lugar de conformarse con narrar las aventuras de Bilbo Bolsón en su viaje hacia Erebor y el dragón Smaug, se dedica a intercalar secciones completas de historia de la Tierra Media: en esta primera entrega comienza a explicarnos por qué hay una docena de enanos danzando por ahí alegre y alocadamente, en busca de alguien que les eche una mano en su regreso al arrasado reino enano ubicado bajo la Montaña Solitaria, al tiempo que va dando pistas de lo que sucederá más adelante, como unos 60 años después, cuando su sobrino Frodo se haga cargo del Anillo Único y tenga que salir por piernas de la Comarca perseguido por los sombríos Nazgul.
            Así, nos encontramos con que secuencias como las de Rivendell, que en realidad duran poco tiempo en el libro, se alargan en base a las explicaciones que Elrond, Saruman y Galadriel van dando acerca de lo que sucede en el lejano Este, Radagast, uno de los cinco Valar, que en el papel es anecdótico por no decir inexistente, se convierte durante un buen rato en protagonista… La Sombra comienza a mostrar su negrura, lo que en parte oscurece la trama que debería ser principal, que es el viaje de la Compañía hacia Erebor.
            También añade un villano inventado que dará un hilo conductor ligeramente distinto a la historia: Athok el Profanador, un enorme orco que perseguirá a Thorin Escudo de Roble y a los suyos a lo largo, por lo que se prevé, de toda la trilogía, ansioso de venganza por haber perdido un brazo a manos del príncipe enano.
            En cuanto a la calidad, ¿qué podemos decir? Está a la altura de “El Señor de los Anillos”, rodada en 3D y con una nueva técnica de 48 imágenes por segundo que prácticamente no se distingue a lo largo de la película: para ser sincero, ni me enteré de en qué momento ha sido usada, aunque también es cierto que hubo un instante en que me pareció que una secuencia estaba un pelín acelerada: cuando los enanos están huyendo entre las rocas de los orcos y Radagast está entreteniendo a lo lejos a los huargos, parece como si la velocidad hubiese aumentado un poco…
            Pero en general la película se deja ver bien: aunque son casi tres horas de proyección, se sobrellevan bastante bien, pudiendo en algunos momentos hacerse un pelín pesada; en cuanto a la adaptación del libro, no quiero imaginar lo que va a meter en segunda y tercera parte: en ésta ha llegado hasta un poco menos de la mitad. Supongo que introducirá los personajes de “El Señor de los Anillos” en su juventud, antes de que se lancen a la aventura: si no lo hace así, que alguien me explique cómo va a rellenar dos filmes de larga duración con unas 100 páginas…

2 comentarios:

  1. A mi se me hizo un poco pesada pero porque soy muy movida, y tres horas para mi es demasiado, pero la verdad es, que me gusto mucho, gracias por la reseña, un abrazo y nos seguimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado la reseña, espero que el resto del material del blog te siga pareciendo igual de interesante... Sí, nos seguimos... Saludos y Feliz Año Nuevo.

      Eliminar